20 dic. 2009

De como un quillo muerto de frio abronca a un tipo

Trabajo en una empresa de frío industrial, ya lo habré comentado en alguna ocasión, y de vez en cuando nos toca hacer algún trabajo en cámaras que están a muy baja temperatura, como a 18 grados bajo cero, y se pasa un frio del copón. Hubo un día que teniamos que hacer un trabajillo para un matadero y me pidieron que mirara unos equipos de menos veinte grados que hacían un ruidito extraño, así que abrí la puerta, encendí la luz y vi una enorme cueva oscura, con un montón de cajas y palets diseminados por doquier y sin ningún orden ni concierto, un verdadero laberinto gélido y mal iluminado, debido a que varias luces estaban fundidas, y al fondo, a lo lejos, los dos equipos que tenía que mirar....y yo en mangas cortas...bueno, como sólo hay que ir y echar un vistazo rápido no voy a entretenerme en buscar un chaquetón, guantes y to la pesca esa, así que entré tal como iba y anduve el largo recorrido que me separaba de mi destino con rapidez, sortendo los palets y teniendo que desandar a veces por encontrar caminos sin salida, y justo cuando me sitúo bajo uno de los cacharros se apaga la luz y se escucha el chirrido y posterior plumb de la puerta al cerrarse.....mierda, fue lo que pensé.....la meretriz de la madre del que ha cerrao la puerta fue lo que me salió de la boca....mas o menos, igual las palabras contenían algún hijo de, seguido de algún puta de tamaño grande...supongo que me entendeis....

El caso es que yo poseo una enorme capacidad de orientación, es colosal, grande, certera e infalible, lo malo es que no se dónde la he puesto y ya hace años que la voy buscando, así que sin esa posesión tan útil, con un mechero que no encendía y la escasa luz que mi móvil podía prestar empleé los siguientes 25 minutos en determinar que estaba totalmente perdido, muerto de frío y cabreado, así que saqué un rotulador y me esmeré en marcar los sitios por donde pasaba en un intento desesperado por encontrar la salida de ese infierno en el que algún capullo de bata blanca me había metido...y al final, justo cuando pensaba que me iba a convertir en un helado de gordito mamón encontré la puerta, éso y cobertura para el móvil, lo que me cabreó aún mas...ya podía haberla tenido en medio de la cámara, vamos digo yo....

Total, que un gordito mamón con cara de cabreo, salió cual miura de toriles buscando con la mirada a un señor con bata blanca y cara de alelao hasta que lo encontró...y allí me planté delante de él, pegándole gritos y dándole golpecitos con mi dedo índice en el hombro,hasta que me pareció sufiente y me piré sin darle tiempo ni para decir ay, de manera que ese pobre hombre se llevó la más monumental bronca que jamás nadie a dado a un señor de bata blanca, siendo éste un quillo que no sólo no trabajaba allí, sino que además no hablaba ni papa de español porque era un alemán que vino de visita para hacer un informe a una empresa que quería ver cómo funcionaba eso por dentro y se quedó impactado de lo sucedido, de hecho nadie supo explicarle a ese hombre qué habia pasado porque ni siquiera sabían quien era ese tipo gordito vestido de mono azul y furibunda mirada, y el tio de mantenimiento, que era el único que me conocía, vio como se cerraba la puerta sola, apagando las luces de forma automática, pero no podía hablar porque le había dado un ataque fulminante de risa....cosas que pasan....un saludo, quillo, que todavía tengo tiritones.....y risa...no digo nombres, por si acaso





No hay comentarios:

Publicar un comentario