29 nov. 2009

Al vecino de enfrente

Mi vecino cree que estoy loco, lo sé, es un hecho....llevo viviendo ya un año en esta casa y a veces las casualidades todas juntitas forman una historia un poco payá.


Ya os dije que tengo alergia a la penicilina, a ésta hay que añadirle una a los cambios meteorológicos y a los ácaros que me producen atascos gordos en mi nariz y sobre todo cuando estoy tumbado, y siempre de noche.....así que a veces a las cinco de la mañana me tengo que levantar al salón porque es imposible respirar acostado y claro, con la basura de televisión que hay, y que no siempre tengo internet, pues lo mismo me pongo a fregar la cocina, que tiendo la ropa que dejé en la lavadora por la noche o cualquier cosa que me tenga ocupado, ahora, eso sí, levantado no quiere decir necesariamente despierto del todo y como no uso pijama, pues ahí estoy yo a las cinco de la mañana cuando....clinc....la luz del vecino se enciende y lo veo con cara de sorpresa mirando a un quillo despelucao perdío, en calzoncillos, con doble ración de legañas y un humor de mil diablos limpiado la cocina...a través del cristal lee en mis labios un grueso ¿QUÉ COÑO MIRAS? que le agacha la cabeza y se va a trabajar...o a lo que sea que haga a las cinco la mañana un jueves cualquiera de febrero...si, a pesar del frío...en calzoncillos y liado con la encimera....

Al cabo del tiempo otro ataque de alergia de los gordos me llevó a las cuatro y pico de la madrugá a limpiar cuanto había en la planta baja, pero como todo estaba más o menos limpito y no se me quitaba el tapón, me puse a limpiar el patio delantero, a sacar la basura al patio y luego a colocar pacientemente unos alambres sueltos de la verja...clinc...se enciende la luz del vecino y de nuevo está ese quillo loco, en calzoncillos arreglando la verja a las cinco la mañana y con un café humeante encima de una silla....por lo menos el frio era menos intenso...y esta vez no tuve que preguntarle na, porque él solito agachó su cabeza y se piró...

La semana pasada fue la última, se me olvidó la neverita en el coche y como me llevo la comida de casa, me puse una camiseta, el pantalón del chandal, fui al coche cogí la neverita y me dispuse a fregarla con esmero mientras cocinaba algo para llevarme, me tomaba un café y lo iba disponiendo todo...a las tres de la mañana....clinc....la luz del vecino se enciende y me pilla quitándome la ropa y poniendome en calzoncillos mientras remuevo la olla y pongo una lavadora, entonces lo miro, veo la hora que es y le pregunto a traves del cristal ¿DONDE COÑO VAS A LAS TRES DE LA MAÑANA, QUILLO?....pero el quillo en vez de responder agacha la cabeza y se mete para adentro....y ahora me deja con la intriga....el jodío...

El caso es que a trabajar no fue, y ahora ni me saluda su mujer ni na de ná....este pais de locos....

2 comentarios:

  1. Pues me dejas con la intriga de donde va a esas horas, desde que te enteres por dios divulgalo con premura.....; ) jovipama

    ResponderEliminar
  2. Pues si, a mi también me dejaste con la intriga.

    ResponderEliminar