5 nov. 2009

El urbason en manos de un joputa

No sabiamos que yo era alérgico a la penicilina, ni mi madre, ni yo...ni el pediatra, así que cuando un resfriado gordo no mejoraba me mandó clamoxil, derivado de la penicilina y claro, me puse peor, lo que provocó aumentar la dosis de clamoxil, y me puse aún peor, y justo cuando el pavo ese quería darme penicilina pura mi madre me llevó a un médico distinto que suspendió todo el tratamiento médico, para ello tuvo que lidiar con unos cuantos burócratas, ya que faltaba poco para dejar al pediatra y pasar al médico general, así que tras varias peleas me pasaron a éste médico y deje al pediatra mamón antes de tiempo.

El nuevo médico cuando me vio se dio cuenta de que tenia ante sí a un quillo bajito, escuchimizado, cabezón, y asfixiao perdío por una reacción alérgica..miró muy serio a mi madre y le dijo, hay que ponerle urbasón, serán quince dosis, una cada día, cuando acabe me trae al niño y seguimos....¿urbasón?.....si, una cada día, dígale al practicante que la aplique despacio, que es muy densa....vale....yo escuché pero no entendí mucho, así que al dia siguiente fui la mar de tranquilo a que me pincharan, saludando a derecha y a izquierda, sonriendo como vaca feliz que va al matadero y no lo sabe....y entramos, y mi madre le dio el botecito al hijoputa del practicante, y cuando mi madre le dijo que la aplicara despacio porque....no se, pero me ha dicho el médico que la tien......SEÑORA, SE CÓMO HACER MI TRABAJO, Y USTED NO, NIÑO, PONTE AHÍ QUE EMPEZAMOS....y el niño se puso ahí a esperar la inyección....El practicante llenó la jeringa con la dosis adecuada, dibujó mentalmente una diana en mi culo, apuntó, ajustó la velocidad a modo tortura, disparó y metió ese líquido hecho de lava fundida, trozos de cristal y veneno de serpiente a la vez que resonaba en su mente la risa del demonio....yo no pude ni gritar, el tío metió el émbolo de un tirón, duró una centésima de segundo, pero el dolor fue tan tremendo que casi me desmayo, tuve que estar media hora sentado en el otro cachete para se bajara la hinchazón, me salió una pelota en el culo y me puse a llorar como una madalena....bueno no, a llorar como todo un bizcocho enorme....miré a mi madre y vi que tenía los ojos muy abiertos, y esa mirada de: mi niño, pobre, pero es por tu bien.....

Al dia siguiente mi madre me llevó engañándome, que si hoy no te duele, que eso fue porque era el primer dia.... los cojones no duele....otro bulto enorme, otra media hora sin moverme y otro tropel de lágrimas que se alejaban de mis ojos buscando libertad.....esos mismos ojos que miraban a su verdugo.....de mi boca salió un JOPUTAAAAAA, que se llevó la censura de mi madre, seguido de un MECAGONTUPADREJODIOMAMONJOPUTAAAAAAA, que hizo que mi madre me cogiera en volandas y me sacara de la farmacia a rastras mientras yo seguía insultando al practicante, a su madre y a todos sus antepasados, no paré de decir palabrotas hasta que mi madre ya en mi casa me puso la mano en la boca y me calló....

El tercer dia me agarré a las rejas de la casa y tres hombretones adultos no fueron capaces de soltarme, lo consiguió el cuarto y las palabrotas que salieron de mi boca los apucharó de tal manera que me soltaron...ya no había fuerza humana capaz de sacarme de allí, y las sobrenaturales no se entretienen por estas cosas....conclusión: me salté ese día para preocupación mi mamá....

El cuarto día una vecina de mi calle, vió a mi madre y a dos hombres cargando un fardo que iba provocando la ira divina a base de blasfemias, mientras se sacudía sacando un brazo y golpeando cuánto le rodeaba, ya fuera hombro, cara o madre...y al ver que era yo, un niño delgaducho y normalmente calladito y preguntar lo que pasaba se apiadó de nosotros y me acogió en su casa, donde guardaba sus utensilios de trabajo de enfermera de la guerra civil, que atesoraba con cariño....me habló con dulzura, me colocó con suavidad en la cama y me puso la inyección de tal manera que casi ni me enteré....y lo mismo las otras trece.....siempre con su ritual de esterilizar la jeringuilla de cristal y la aguja delante mío mientras me decía cosas bonitas o hablaba de barrio sésamo....

Hace muchos años que murió, pero guardo un huequito en mi pensamiento para ella.....estes donde estés, un beso grande.....

3 comentarios:

  1. Tu madre si que la recordará con cariño, a parte de tí, pobre mujer lo que tuvo que aguantar. :)

    ResponderEliminar
  2. Conseguir sacar una sonrisa es algo que no tiene precio...; )

    ResponderEliminar
  3. Yo tambien soy alergico a la penicilina y derivados, se muy bien lo que duele el urbason si no lo hacen con tacto, leia que te dolia pero no he podido evitar reirme a carcajadas leyendo tus peripecias. Un abrazo

    ResponderEliminar